[FHUCE] La espada bifronte: diálogos textuales entre François Villon y Roberto de las Carreras

32114scr_654aa682ea813a1¿Hasta que punto la conciencia de la propia posesión de un estigma marca la existencia de un individuo? ¿En qué casos la pose adoptada por el estigmatizado representa un desafío a la sociedad opresora y cuándo disimula un acatamiento de las normas sociales que se pretende despreciar?
El francés François Villon (1431-1463?), poeta de las tabernas y el amor carnal, y el uruguayo Roberto de las Carreras (1875-1960), cantor de sus propias humillaciones, son dos ejemplos de estigmatizados que dejaron constancia de su propia interpretación de las tachas que los diferenciaron socialmente; o bien, que procuraron inducir una interpretación particular en sus contemporáneos.
Esta investigación procuró resolver esta cuestión; esto es, determinar la síntesis concreta entre el sujeto y su estigma, más allá de los artificios literarios que cree para desfigurar su tacha o para adaptar a ésta el entorno social. La selección de dos objetos de estudio no vinculados intrínsecamente tiene como fin dar un carácter más general a las conclusiones extraídas en la investigación. En este sentido hemos tomado como punto de partida la concepción de la literatura como transmisora de ideologías (concepciones sociales, religiosas, morales, etcétera); el estudio comparado de dos autores resulta, en última instancia, en el contraste de sus posturas ideológicas, en este caso ante su sentido de marginación por parte de la sociedad.
Mediante el análisis textual concluimos que en ambos casos las normas sociales hegemónicas se imponen en el imaginario artístico de los individuos, generando en ellos la misma reacción ante sus respectivos estigmas que cabría esperar en un miembro normal (no estigmatizado) de su sociedad. Esto es, ambos reconocen, y lo que es más importante, tácitamente validan la posición social inferior que ambos ocupan. Los métodos de defensa adoptados divergen: De las Carreras pretende distorsionar las reglas del juego para normalizar su conducta y estigmatizar la de sus coetáneos normales; Villon juega constantemente con sus tachas, dándoles un estatus de normalidad paralelo al hegemónico.

Integrantes del equipo:
Carolina Peirano
Valentín Davoine

Docente orientadora:
Claudia Pérez

2016-12-06T14:38:45+00:00